domingo, 14 de abril de 2013

Una virgen calva

Rosario Gutierrez Mares (Óleo sobre temple)
  
 I
  
Una  virgen calva
enhebra arena encendida
en el rosario  del desierto.
Olivo seco de ramos,
Pascuas húmedas de llanto.
Luces imprecisas
mascotas perdidas.
    
     II

Una  virgen calva
cabalga la procesión de los equinoccios
descansa en los ocres muelles
del otoño.
La lluvia negra sumerge
las casas, los hombres, los nombres,
las hojas, el verbo, las horas,
los colchones con memoria de amor, 
de piel, de caricias, de sueños,
hoy muertos.
La sombra de la luna
es la piel de la serpiente
ella acecha la conciencia
de los políticos que duermen.

III
Una  virgen calva
cabalga el dragón de las doncellas
como en los cuentos de hadas.
Revela antiguos arcanos
Aauncia el Apocalipsis
acuático.
Ella prepara su encaje de primavera
y sus guantes de seda verde
 consagrada a las  flores y a los colores.

IV
Una  virgen calva juega a la ronda
en  el fuego sagrado en las Anfidromias
lava la frente de  los  niños
con agua lustral de bautismo.     
Custodia a los desamparados,
arde en la Pasión  de los enviados
enciende la esperanza
en el corazón de los inundados
vela por las manos de los demiurgos
Artesanos.

Marcelo Ocampo
13/4/13 





2 comentarios:

El Hada de los Cuentos dijo...

Un placer leer tus versos, Marcelo. Feliz semana

Anónimo dijo...

Τhank you Sir.... Am happy you likе this and
wοulԁ certаinlу buy οne for mе.



my ωеbpagе - argonet.co.kr

Publicar un comentario