domingo, 4 de enero de 2009

ASCLEPIO Y HERMES, EL BÁCULO Y EL CADUCEO






El emblema o caduceo de Hermes está reemplazando al báculo de Asclepio y esto no es inocente desde la interpretación simbólica porque hemos entrado en la era del triunfo de la medicina merced a sus logros concretos en la era biotecnológica, que se traducen en poderío y perplejidad, en la medicalización de la vida a través del lenguaje, en la mercadotecnia, con la ciencia cotizando en la bolsa, en el enrarecimiento de la relación médico paciente, con el desfondamiento de la buena fe que es su sustento. La medicina sentada en el banquillo esperando sentencia por haber perdido la inocencia con el ADN en la mano, modelando al hombre, proyectando imágenes de cuerpos perfectos y prometiendo curaciones milagrosas, terapia génica, depósito de embriones, células madres de cordón, el código genético como nuevo oráculo a consultar para garantizar la ilusión de una vida feliz, con la solución mágica al alcance de las manos (y de pocos bolsillos para comprar ilusiones) en las vidrieras de la mercadotecnia. A esto hay que sumarle una medicina a la defensiva, acorralada por la judicialización, esto es, una vía anómala de casos que se podrían haber resuelto dentro de la relación del paciente con el médico y con el equipo de salud. La autonomía (gobierno propio) llega a su cúspide en detrimento de los otros principios éticos en la relación médico paciente sociedad, a saber la no maleficencia, (no hacer daño), la beneficencia (promover el bien), la justicia (el bien común, el derecho a la atención de la salud).
Hermes con el caduceo, sobrevuela en lugar de Asclepio, las aguas de esta cuenca semántica de la modernidad tardía.
El presente análisis tiene por objetivo alertar acerca de la simbología de sustitución del caduceo por el báculo.

AUTOR:Marcelo Ocampo


Relato y análisis:

Hermes, hijo de Zeus y Maya, fue un niño precoz que robó el ganado de Apolo y este lo perdonó porque era muy pequeño, casi recién nacido, desde entonces se hicieron amigos. Hizo varios trabajos para su padre, entre los mas importantes, la colaboración en la lucha contra el monstruo Tifón, donde ayudó a Zeus a vencerlo reestableciendo el equilibro cosmogónico amenazado.
También asistió en el nacimiento de Dionisos, cosiendo al prematuro niño, en el muslo de su padre.
Fue el mensajero de los dioses con su pétaso y su bastón y sus sandalias aladas, protector de los pomposos oradores, del comercio y de los ladrones. En la escatología se lo conoce como Psicopompo o conductor de almas, él es que cierra y el que abre los ojos de los mortales.
Un día caminando por el campo con un bastón de madera, observó a dos serpientes peleando, interpuso el bastón entre ellas que se enroscaron en él y quedaron inmóviles mirándose cara a cara; el bastón se convirtió así en el caduceo, etimológicamente, “cedere” caer, y se traduce en la acción de disuadir la contienda entre los hombres. Esta función está detallada en el juramento de los escribanos. Quizás ellos y no los médicos sean quienes tengan que llevar como emblema a Hermes y su caduceo.

Asclepio, hijo de Apolo y Corónide, fue abandonado cuando nació pero fue entregado al sabio centauro Quirón quien le enseñó el arte de la medicina. Un día en casa de Glauco, gravemente enfermo, observa que una serpiente se acerca peligrosamente a su amigo y la golpea con el cayado de su bastón, hasta matarla. Inmediatamente, otra serpiente con unas hierbas en la boca resucita a su compañera muerta. Con estas hierbas, Asclepio resucita a los muertos, provocando una crisis demográfica en la Tierra y despoblando el Hades. Otra versión, quizás la mas difundida, relata que Perseo, hijo de Zeus y Dánae, con la ayuda de Hermes y de Afrodita, corta la cabeza de la gorgona Medusa y con la sangre de la vena cava derecha, que tenía propiedades salutíferas, procedió a resucitar a los muertos. De todos modos el resultado de esa acción fue que Hermes, en su versión de Psicopompo (conductor de almas) se queja a Zeus porque se "había quedado sin trabajo" quizás haya sido el primer desocupado; Hades, el hermano infernal de Zeus también se queja y el dios del rayo y del trueno no tiene mas remedio que tomar una medida ejemplificadora, fulminar al osado médico. La atenuación de la pena, considerando las buenas acciones del sanador, fue la elevación al rango de constelación en Ofiuco que quiere decir cuidador de serpientes. Desde entonces Asclepio es venerado como el dios de la medicina y se representa con sus atributos, una vara de ciprés y una serpiente enroscada en ella, imagen que se conoce como báculo, instrumento mágico místico de sanación y de fortaleza ética en la cuál se apoya el médico y es a la vez, un instrumento de unión entre el cielo y la tierra.
La serpiente, representa el misterio de la vida y de la muerte, en suma la sabiduría, la prudencia y la prevención, tres atributos de un buen médico. Fortaleza ética y sabiduría, báculo y serpiente para ayudar al médico en los procesos curativos.

La historia de la sustitución

El báculo como emblema del médico aparece en el escudo nobiliario de Butts, médico del monarca inglés Enrique VIII. En 1902, es tomado por el cuerpo médico de EE.UU. en reemplazo de la cruz de San Juan, pero en lugar de la simple vara de ciprés, usaron el caduceo de Hermes (mercurio para los latinos), con dos serpientes entrelazadas y alas en el extremo del cayado del báculo. Hermes como se comentó mas arriba, es el dios mensajero de los dioses, protector de los comerciantes y de los ladrones, de modo que su caduceo representa la mercadotecnia, el paciente como cliente en la relación terapéutica, que no es contractual, sino que está basada en la "bona-fide"
Es por ello que el caduceo de Hermes representa la medicina en la era de la mercadotecnia, poderío y perplejidad, síndrome de Fausto en el imaginario social, clientes y no pacientes.

Contar y escuchar
La propuesta es denunciar esta maniobra de sustitución, esta desviación simbólica de la medicina hipocrática a la medicina comercial, de los logros legítimos en materia de ciencia pero que cotiza en la bolsa, poniendo en el tapete el conflicto de intereses entre los investigadores, los médicos y las grandes empresas farmacéuticas, la era de Fausto reemplazando a Prometeo y Hermes en lugar de Asclepio.
Los médicos y los bioeticistas contando, la sociedad escuchando, contar y escuchar, para echar el báculo a volar, con el caduceo al acecho, contar y escuchar, la sociedad
escuchando, la muerte rondando, la vida llegando, da la impresión que la recuperación del báculo aun es posible, a pesar del pecado original de "hybris" o desmesura de Asclepio que hoy es el encarnizamiento diagnóstico y terapéutico, contar y escuchar que el soporte vital prolongado es la hybris de ayer, con Tánatos retrasado y el paciente durmiendo una siesta farmacológica ¿será poblada de sueños o será como los bosques factorías donde no cantan los pájaros? Hoy se puede contar y escuchar, para recuperar el báculo como elemento simbólico de tipo mágico, místico y de fortaleza ética.

Marcelo Ocampo
Médico bioeticista

FUENTES CONSULTADAS

GUTIERREZ, V. Rev Cubana Educ Med Super v.18 n.2 Ciudad de La Habana Cuba abr.-jun. 2004.

JAQUENOD, R. Diccionario de Mitología. Salvat.

MAINETTI, José A., Capítulo III: "La medicalización de la vida", en Mainetti, José A., Bioética Fundamental. La crisis bio-ética, La Plata, Editorial Quirón, 1990, p.41-61

MARTIN R Y METZGER H. La religión griega. Colección Edad universitaria.

OCAMPO, Marcelo. Medicina y Difusión Masiva. Diccionario Latinoamericano de Bioética, pág. 457. UNESCO. Red Latinoamericana y del Caribe: Universidad Nacional de Colombia, 2008.

www.edicionesmédicas.com.ar Hermes y Asclepio

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Como madre de una hija que ha padecido una grave enfermedad, me siento reconfortada al leer artículos relacionados con la ética en cuestiones de la medicina, con la relación paciente-cliente por sobre todas las cosas.
Denunciar también: a algún médico que antepuso (en un hospital público), un problema personal con la obra social a la que mi hija pertenecía. No le quería hacer, dentro del hospital público, lo mínimo que la obra social solicitaba para un estudio muy específico (P.E.T). Me sentí indignada y sobre todo porque yo trabajo en la sede central de salud, y cuando se lo hice conocer, no le interesó en lo más mínimo. Era la salud de mi hija ante todo así que traté de concentrarme en ello y no en el interés meramente economico del médico en cuestión. Pero ahora, desde la distancia y leyendo esto, necesito expresar la indignación que siento cuando pierde el enfermo por ser un mero cliente.

Anónimo dijo...

hola me llamo jonathan y yo he leido la biblia , estudio estomatologia y sus verciones de este baculo son respetables pero tambien si nos vamos a los tiempos de moises el pueblo reniega una ves mas de varias veces, dios hace llover serpientes y moises aboga por ellos y hace un baculo con una serpiente de bronce para que aquel que haya sido mordido por la lluvia de serpientes se cure de cualquier veneno me parce ser que esta deuteronomio o exodo mi correo es lilith-morrigan@hotmail.com...... gracias

Anónimo dijo...

Saludos! en cuestión al comentario de arriba, me siento un poco triste, ya que se ha perdido la confianza en los Médicos, comprendo que a veces la enfermedad de un ser querido nos lleva a hacer cosas que alomejor no comprendemos del todo y erróneas ya que aparentemente es en beneficio de nuestro familiar, más que nada por ignorancia y por dejarnos llevar por lo que dice la gente que no tiene los estudios necesarios para poder si quiera opinar en esta cuestión, en el caso de un una tomografía por emisión de positrones (PET) es sumamente innecesario y además costoso, ya que existen otros métodos para detectar algún padecimiento y hoy por hoy no es aun el estándar de oro para ningún diagnóstico, así que si uno quiere gastar los pocos recursos que tiene el sector salud en México para hacer un estudio como este, debemos primero pensar en que existe otra gente que alomejor también va a necesitar de estos recursos, y que el un estudio como este es innecesario ya que se puede llegar a un diagnostico con otros estudios, piensa que le estas quitando la oportunidad a unas 10 personas con ese estudio. Sé que alomejor tu médico no te explico esto, y no lo estoy defendiendo, porque el debió haber tenido una buena comunicación contigo, pero a veces los pacientes cuando queremos algo podemos ser difíciles.

Anónimo dijo...

Hola, el báculo de Asclepio, símbolo de la medicina, bien utilizado por nosotros los paramdicos, que ponemos nuestros conocimientos, y habilidades´para salvar vidas,e n el lugar dela ccidente y llevarlas lastimosamente a centros de asistencia que esperan recibir dinero a cambio de un tratamiento. Es esto creíble, la medicina es un comercio???, o es la eterna lucha de arrebatarle vidas a la muerte...

Anónimo dijo...

hay miles y miles de personas que realmente estudian y comprenden la verdadera historia de la humanidad, personas como Joseph Campbell, Carl Jung, etc. La "historia" y demás materias están también supeditadas a ese poder detrás de todo eso que se comenta..
"sean sabios como las serpientes"
nuestra sociedad se basa en muchos paradigmas heredados de grecia y roma, pero y aqui esta la clave, ellos la heredaron de egipto

Anónimo dijo...

hola soy bayardo peres de nicaragua y estudio odontologia y para mi es muy lindo aprender de asclepio dos de la medicina pero Dios es el que le dio toda la sabiduria y tanvien eso es bueno que ayan muchos medicos en el mundo que se les pague o no eso es lo mejor por que ellos lo hacen con amor para ayudar a las de mas personas y cada persona que trabaja es digna de su salario eso dici Dios gracias

Anónimo dijo...

magia? años de duro esfuerso y dedicacion por que aunque condenes estas practicas modernas igual las usas por que no tienes ni la mas minima idea de lo que sufre un estudiante de medicina tu articulo me parecio interesante aunque un tanto arbitrario y carente de sentido. La ciencia no es ninguna religión o contrareligion es algo aparte aqui no creemos en milagros. alegrate en algunas decadas el cancer pasara a la historia gracias al estudio del genoma humano y podremos ser ahora si perfectos probablemente esto es lo que quiera dios ya que el nos creo asi perfectos. Gracias.

Marcelo Ocampo dijo...

Anónimus: te invito a un debate dándote a conocer, tu sabes quien soy yo no quien eres. Pero, "interesante y carente de sentido", estás ponderando una forma de locura y al final de tu crítica (epilogos), estás mostrando tu dogma, Dios, sobre eso no puedo discutir, porque es eso palabra de Dios, precisamente en la mente griega, la idea de la perfección es otra, politeísta y no dogmática. Sobre tu profecía del cáncer tené respeto por los que hoy lo padecen.
Marcelo Ocampo

Publicar un comentario en la entrada