lunes, 1 de julio de 2013

Mito de Deméter y transgénicos



Mito de Deméter

Deméter es hija de Cronos y Rea y hermana de Zeus es la madre nutricia y proporciona los cereales, con los que se alimentan los humanos.  Deméter es la tierra cultivada. De su relación con Zeus nació su hija Perséfone o Koré, que es la diosa de la semilla nueva Es un mito relacionado a la fertilidad, sexualidad y eterno retorno del ciclo de la agricultura. Es decir  un ciclo de muerte y de resurrección.
EL mito cuenta que Zeus embaraza a Deméter y ella da a luz a Persófone.      
Siendo una hermosa muchacha, mientras jugaba en el valle de Ena a orillas del Océano, es atraída por un narciso, flor de pétalos azules que Zeus había plantado para engañar a la muchacha. Cuando ella  intentar arrancarla, se abre la tierra y es raptada por Hades el dios infernal, que la lleva a sus dominios del inframundo en un coche de oro tirado por caballos negros ya que la quería como su mujer.
Enterada Deméter, desesperada se lanza en busca su hija y por el sol, se entera del rapto.
La cólera de Deméter hace que no crezcan mas frutos, ni trigo ni alimentos de orden vegetal, tampoco había nacimientos, cayó una sequía y una hambruna feroz sobre Sicilia (lugar del rapto).
Deméter, partió en busca de su hija, durante 9 noches y 9 días sin probar bocado, ni beber, con antorchas encendidas.
En Eleusis a 20 kilómetros de Atenas, se presenta como una vieja al rey Céleo  y una de las princesas, se apiada de ella y la conduce a palacion donde su madre, la reina Metanira la recibió  amablemente. No quiso tomar vino por el duelo debido a su hija desaparecida. En cambio aceptó beber Kykeon (a base de cebada y queso) y se queda con la familia.
Allí luego de un episodio con el hijo del rey a quien quiso hacer inmortal, es descubierta y abandona el aspecto de vieja, se  mostró como diosa y enseñó al reo los ritos secretos, que sería luego la religión de los misterios de Eleusis, al final de los cuáles, los iniciados, ya no tenían miedo a la muerte.
Pero debía negociar aún con Zeus, ya que Perséfone contiuaba raptada en el infierno y había comido unos granos de granada, por eso no podía salir de allí.  Y en la tierra continuaban las sequías y la hambruna.
Así las cosas y para que la especie humana no muriera de hambre, Deméter depone la cólera por el ofrecimiento de Zeus: como había comido del inframundo, Perséfone debía continuar allí, pero podía reunirse con su madre Deméter 3 meses al año desde que se pone el grano en la tierra, la siembra del mes de otoño hasta la cosecha.
En recompensa por el cuidado de la familia del rey Céleo, Deméter hace abdicar a éste en favor de su hijo Triptólemo, a quien le enseña los secretos de la semilla (la siembra y la cosecha quien a su vez enseñó a los hombres el cultivo del cereal).
¡Había comenzado la agricultura!

Transgénicos

Con la irrupción de los alimentos genéticamente modificados se prescinde  de la labranza, se obtiene una planta, que por manipulación genética (inyección de genes) es resistente a herbicidas, como el glifosato. Fue un experimento a cielo abierto sin el debido consentimiento informado, como debe darse en el marco de una investigación que involucre a personas, es un ejemplo de la violencia externa en la aplicación de biotecnología y biopolítica, donde dominan los intereses de corporaciones y de gobiernos por sobre los intereses de la población que otra vez es puesta en situación de conejillo de Indias.  

Se conocen los riegos de los transgénicos sobre la salud ambiental y humana (pérdida de la biodiversidad, enfermedades como la hipereosinofilia, ciertos tipos de cáncer, resistencia a antibióticos). 

Hay falta de certidumbre científica e impacto negativo sobre el medio ambiente (ecología y etología).
Por eso un freno es el principio de precaución  “cuando exista una amenaza de reducción o pérdida sustancial de la biodiversidad biológica, no debe alegarse la falta de pruebas científicas inequívocas como razón para aplazar las medidas encaminadas a evitar o reducir al mínimo esa amenaza”.

¿Porqué los trangénicos?
 Una de las razones, que fundamentan el uso de transgénicos, es el hambre en el mundo. Ampliar la fuente de alimentación para los más necesitados, pero esto no está ocurriendo, desde hace ya más de una década de uso de estos organismos genéticamente modificados.
La razón es muy simple: la política que los impulsa está orientada a cotizar en la bolsa, por eso son más caros y no van a los más necesitados.
Entonces los transgénicos… ¿Son o se hacen?...

Como conclusión invito a buscar un nuevo mito, ya que Deméter y el neolítico fueron una revolución cultural y éstas se dan cuando hay una amenaza para la especie.
La primera revolución fue el proceso de hominización, o era de Prometeo y el fuego, con el plus de un sentimiento numinoso. (El plus del neolítico fue la urbanización).
La biotecnología de los transgénicos quizás deba de buscar otro símbolo en la mitología, ya que se trata de siembra directa en línea con la manipulación del ADN, técnica que, aplicada al hombre para modificar su naturaleza fue bautizada por José Alberto Mainetti como la revolución antropoplástica de Pigmalión, el escultor chipriota que se enamora de su estatua y Afrodita, atenta a sus súplicas, le concede la vida y el amor de su propia creación, la estatua se transformó así en Galatea, nacida de las manos del hombre escultor.

“Cuando de la estatua brote sangre, cuando desaparezcan los cereales, el maíz, el arroz, la vid, cuando solo haya una tierra arrasada por la soja, cuando los superinsectos sean inmortales, el hombre será el sueño de los clones”
Para cuando esto ocurra, se sabrá que Triptólemo, el principe de Eleusis, había muerto, en un campo 3 veces arado, por una sobredosis de glifosato....
Marcelo Ocampo

1 comentario:

El Hada de los Cuentos dijo...

Yo me pregunto: si los transgénicos son perjudiciales para la salud ¿ por qué se ponen a la venta? Imagino que habrá muchísimos intereses creados alrededor, como en otras muchas cosas. Muy buena tu entrada, Marcelo. Que tengas feliz día.

Publicar un comentario