lunes, 7 de diciembre de 2015

Primavera de comportamiento escaleno


Mi mente vaga por las dimensiones fractales de esta primavera de comportamiento escaleno, donde las flores estallan en el interior de los caóticos y únicos conjuntos fractales de Julia, donde  la tensión entre la fuerza geotrópica y la fuerza heliotrópica amenaza con destripar a las plantas, donde los pájaros suicidas, pierden su anemofilia y se precipitan a tierra por los pilares del aire. (Es conmovedora la escena de sus cadáveres estrellados en el unánime asfalto de la ciudad).
En esta primavera de comportamiento escaleno,  donde el ser existencial, no logra organizar el pesimismo, frente al ser veritativo (naturaleza), donde la nota Sol  se arroja al vacío desde el  balcón del piano, donde la razón binaria, se mata, desde el  delete del teclado, donde la  lluvia líquida inunda capillas, donde la fe perdida se arroja a las aguas servidas.
 En esta primavera de comportamiento escaleno, el cielo se tiñe de plomo fundido sobre la conciencia de las guerras,  sobre las villas sin cloacas, sobre las cucarachas en el pan nuestro de cada día, sobre las selfies  de los barrios autistas. (Cerrados)
Las ramas crujen en las ventanas y las penetran como fantasmas, las fauces siniestras de  los vientos, muerden techos, quiebran postigos, tragan hojas,  almas y campanas.
En esta primavera de comportamiento escaleno,  las mariposas sufren una profunda narcolepsia, las personas se prosternan sobre la memoria de las piedras, la incertidumbre agobia las espaldas, los ojos duermen,  buscando el color de aquella brillante y narcótica flor para mitigar el dolor en esta primavera de comportamiento escaleno.   

Marcelo Ocampo
2/11/14
         

 
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada