martes, 27 de mayo de 2014

El diputado y la bataclana



El dardo de Kunkel a Jéssica armó un gran revuelo político “No se gobierna con frases pintorescas dichas en algún programa de farándula, ni andando por ahí con bataclanas”. La frase disparada por el diputado nacional Carlos Kunkel, le apuntó a la humanidad de su par Martín Insaurralde y a su pareja, la modelo Jéssica Cirio. Tamaña descalificación generó la reacción del exintendente de Lomas de Zamora que tildó a Kunkel de “poco hombre”. Leer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20140522/El-dardo-Kunkel-Jessica-armo-gran-revuelo-politico-laprovincia9.htm

Análisis

La palabra “bataclana”aparece en 1922 tras la llegada a Buenos Aires de la compañía teatral parisina “Bataclan” espectáculos, las coristas vestían con escasa ropa y se las relacionaba con una vida disipada, lo que provocó que a las mujeres de vida liviana, se las llamara despectivamente “bataclanas”.
En 1927, la letra del tango Garufa hace mención la “bataclana”.
Más allá de posiciones políticas y militancia, el diputado Carlos Kunkel ha incurrido en violencia de género de tipo verbal, con Jéssica Cirio,  según la definición Violencia de género propuesta por la ONU en 1995: «Todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psíquico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada»
Pero las agresiones corren también para el diputado Martin Insaurralde quien sería, siguiendo con el lunfardo: un “garufa” (hombre que gusta de la diversión y la fiesta).
El diputado Kunkel,  ejerció violencia de género verbal y es preciso hacer notar la moralina del político, quien milita en un sistema de casta heterosexual, donde los derechos de las mujeres están siendo vulnerados.
De este modo la heterosexualidad, para Kunkel, es una pasión política y una concepción de “heteronorma” o “heteronormatividad” como sistema o régimen social, político y económico que posiciona el patriarcado como régimen dominante de prácticas sociales sexoafectivas, que conllevan la persecución y la discriminación.
Tal vez el diputado no se de por aludido ni pida disculpas porque los dos conceptos que atraviesan el problema de violencia verbal no figuran en la RAE: bataclana y violencia de género. (Este último va a constar a partir de octubre de 2014, según la página del castellano.org).      
Pero, como dirigente político, debería estar al tanto de  Los Principios de Yogyakarta  que se basan en el desarrollo positivo del derecho internacional.

O por lo menos, conocer una película del cine argentino: “Yo quiero ser bataclana”, con Niní Marshal como protagonista en su popular personaje de “Catita”.




Marcelo Ocampo
27/5/14
        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada